Entradas

El cuarto poder

Muchas veces escuchamos la frase "los medios son el cuarto poder" (los otros dos, a saber, la violencia, la riqueza y el conocimiento). He escuchado justificaciones absurdas para aceptar esa condición acerca de quienes ejercen -o ejercemos- la comunicación, y también para rechazarla. Muchos dicen que no es así porque la gente puede pensar por sí misma, o al menos, debería pensar por sí misma. Todos sabemos que, en la actualidad, pedirle a la totalidad de la sociedad que razone es difícil, por no decir imposible. Evidentemente, quienes aceptan que los medios de comunicación son "el cuarto poder", afirman que es por esa misma razón que la opinión publica es la causa de moldear el pensamiento de una gran parte de los ciudadanos. Por mi parte, creo que ambas posturas tienen un punto. Pero, a partir de un video que tuve la desgracia de presenciar el día de ayer, voy a desarrollar mi propia opinión al respecto.

Un medio de comunicación colombiano publicó en su página ofic…

Recuerdo

No puedo pasar un día más sin verte. No pido nada en absoluto, tan solo cinco minutos en los que pueda disfrutar una vez más de lo que fue mi vida cuando estabas en ella. Pero para lograr eso, la única opción es retroceder el tiempo. Si pudiera volverte a ver, ya nada sería lo mismo.
Cada vez que intento poner en palabras lo que me pasa por la cabeza en un momento así, que pienso en donde estarás o qué podrás estar haciendo, me quedo en blanco. Es algo imposible de explicar. Pero lo que sé es que me gustaría estar ahí, estés donde estés, como solía hacerlo.

El vacío que hay en mi vida desde que no estás es inmenso, aunque debo confesar que, si mantengo mi cabeza ocupada, no se siente tan mal. Pero siempre va a faltarme algo. ¿Qué sentido tiene escribirlo? Nada va a hacer que la vida vuelva a juntar nuestros caminos.

Holocausto y Venezuela, una desafortunada comparación

“Los chavistas son como los judíos del siglo XXI que persiguió Hitler”. Esta frase apareció hace tan solo unos días y, como no podía ser de otra forma, fue el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien pronunció esas palabras. Hace tiempo tuve el honor de escuchar una historia acerca de un hombre que sobrevivió a la Shoá (Holocausto) porque estaba destinado a vivir. Todo comenzó cuando un ejército de nazis fue a su casa a buscarlo a él y a su familia. Era tan solo un niño. Un soldado intentó matarlo dos veces, pero su revólver no respondía. En ese momento, hasta el mismo nazi sabía que ese chico iba a sobrevivir a todo. Y así fue. Ese niño, que hoy es un adulto, sobrevivió a una gran cantidad de campos de concentración. Fue una de las pocas excepciones. Seis millones de judíos no tuvieron la misma suerte; tampoco una cantidad inmensa de homosexuales, gitanos, discapacitados y gente de raza negra. La desafortunada comparación que llevó a cabo Maduro no tiene ningún lugar y no pue…

Ilusión

Todavía sigo esperando que toques mi puerta y me digas que nada era cierto, que este es tu lugar. Quizás lo espere siempre, pero si yo pierdo las esperanzas, ¿quién va a tenerlas?
Si te sigo buscando por la calle voy a enloquecer. Si te sigo escuchando en cada canción voy a tener que renunciar a la felicidad que me produce la música. Pocas cosas no me recuerdan a tu presencia en mi vida. Nada es lo mismo sin vos.
Por si acaso, me aseguré de que puedas encontrarme si así lo quisieras. Sabes qué hago y dónde vivo. Hasta podrías estar observándome sin que yo lo sepa.
Después recuerdo que tu estadía en mi vida fue fugaz e irreal, que probablemente no recuerdes qué hago y dónde vivo, datos que siempre te di para que no puedas evitar volver a buscarme. Pero no. Estas en algún lugar, quién sabe dónde, probablemente sin recordar siquiera mi existencia en este planeta. Jamás tuve la importancia en tu vida que vos tuviste en la mía. Todo fue una ilusión.

En Argentina está mal, en Venezuela está bien

Quienes repudiaban la represión del gobierno argentino en marchas, festejan la acción de Maduro. Cómo el mundo, de a poco, se cae a pedazos

En Venezuela hay gente sufriendo. Personas que quieren que su país finalmente mejore. Quieren expresarse y son brutalmente reprimidos. Su propio presidente los llama ‘golpistas’. Los más críticos del gobierno de Mauricio Macri celebran la represión de Nicolás Maduro. Hay algo que se entiende. Ambas acciones fueron calificadas como represión. ¿Por qué la del dirigente venezolano está bien? ¿Es otro tipo de represión? ¿Es una represión “correcta”? No, no lo es. El “Plan Zamora” que activó Maduro para “mantener el orden por las amenazas de golpe de Estado” es festejado por ciertos sectores de la sociedad que condenan la misma acción por parte del gobierno argentino. Están matando gente y no les importa. Su represión se cobró, hasta ahora, dos personas. Carlos Moreno (17) y Paola Ramírez (24) ya no van a poder seguir sus objetivos y sus sueños. Carlos fa…

Ser diferente

En Rusia, más precisamente en Chechenia, están matando gente por ser homosexual. Campos de concentración de homosexuales. Por favor, comencemos a comprender que la diversidad sexual es real y no es una enfermedad como muchos creen. Quizás quienes no lo aceptan deben empezar por entender el infierno que llega a vivir una persona no heterosexual gracias a la desinformación y a la ignorancia. Crecer sabiendo que no sos normal. Eso es lo que todos dicen y no entendés por qué. Afirman que si no sos heterosexual sos diferente, y que ser diferente es malo. A tus compañeras les gustan los chicos, a tus compañeros les gustan las chicas. Esto te persigue, te sentís distinto y no sabés con quien hablarlo, que dirán. Y cuando finalmente decidís confiar en alguien… Se va alejando de vos de a poco. De repente todo el colegio lo sabe y sos el blanco de todas las risas, burlas, insultos. Se pone peor. Te esperan afuera del colegio, te empujan, te pegan. Te llaman “marimacho” si sos mujer, “maricón” o…

Conexión

Habían pasado muchos años y ya estaba muy lejos. Sabía que era tarde, a esta altura ya no recordaba ni mi rostro ni mi nombre, pero yo la buscaba todos los días. Aun estando en otro país, a pesar de haber seguido con mi vida, cada vez que salía a la calle la veía en cada persona que pasaba a mi lado, pero solo lograba encontrarla en mis sueños.
Desde que siguió su camino y yo el mío, no volví a escuchar de ella. Solo deseaba con todo mi ser que lograra cumplir sus sueños, a pesar de no ser yo quien estuviera a su lado para celebrarlo y mostrarle mi orgullo. Quizás otra persona la acompañaba ahora, ¿Por qué no? Si a mi también me acompañaba alguien más, una persona que realmente me aprecia... Pero no es lo mismo que estar con ella. La conexión que sentí alguna vez hace tantos años, jamás la volvería a sentir con nadie más.
Días pasaron y comencé a sentir que algo no estaba bien. Algo estaba mal con ella. Necesitaba volar a mi antiguo hogar para ver como estaba. No tenía explicación alg…