Ser diferente

En Rusia, más precisamente en Chechenia, están matando gente por ser homosexual. Campos de concentración de homosexuales. Por favor, comencemos a comprender que la diversidad sexual es real y no es una enfermedad como muchos creen. Quizás quienes no lo aceptan deben empezar por entender el infierno que llega a vivir una persona no heterosexual gracias a la desinformación y a la ignorancia.
Crecer sabiendo que no sos normal. Eso es lo que todos dicen y no entendés por qué. Afirman que si no sos heterosexual sos diferente, y que ser diferente es malo. A tus compañeras les gustan los chicos, a tus compañeros les gustan las chicas. Esto te persigue, te sentís distinto y no sabés con quien hablarlo, que dirán. Y cuando finalmente decidís confiar en alguien… Se va alejando de vos de a poco. De repente todo el colegio lo sabe y sos el blanco de todas las risas, burlas, insultos. Se pone peor. Te esperan afuera del colegio, te empujan, te pegan. Te llaman “marimacho” si sos mujer, “maricón” o “nena” si sos hombre. Y nadie está ahí. Las autoridades de tu institución parecen ignorar lo que pasa, aun cuando un directivo o profesor está en el patio viendo cómo te insultan y decide mirar para otro lado. El estado se aleja de la problemática, nadie quiere hacerse cargo. Las familias de los acosadores jamás se enteran o hasta a veces defienden a sus hijos. Tus compañeros no te ayudan para que no los ‘tilden’ de homosexuales como vos. Estas solo, a nadie le importa mientras el problema no sea de ellos. El mundo es egoísta. ¿Quién tiene que hacerse cargo de esta situación para que el acoso finalmente sea erradicado? ¿De quién es la culpa? ¿Por qué todavía no se habla de la diversidad sexual en las escuelas? La culpa es de todos.
Este es tan solo un caso de bullying. El que se da porque la gente no comprende y no acepta la diversidad sexual.
Todos los días una persona entra a su escuela y recibe violencia física y verbal de parte de un grupo que se cree “superior” (quien sabe por qué). Esa persona es desterrada de todo grupo social y pasa a estar completamente aislada. Su personalidad cambia, empieza a retraerse y a tener poca confianza en sí misma. Fracasados, sin vida, inútiles. ¿En qué se basan para encasillar a una persona que no conocen? Así, sin darse cuenta y en lo que creen que es un juego de niños, le arruinan la vida a alguien inocente. Jamás veremos a otro chico acercarse a ofrecer ayuda. Nunca se mezclarían con alguien aislado. Y a quienes agreden, nunca se les va a pasar por la cabeza el daño que provocan.
Es hasta el día de hoy que la gran mayoría de las escuelas no escuchan a quienes sufren bullying. Vi con mis propios ojos como un colegio aceptó dinero para mantener golpeadores en la institución. Sí, golpeadores. Personas que tiraban sillas, que le han pegado tanto a hombres como a mujeres, que agredían con útiles escolares como tijeras, entre otras cosas. Esos violentos perseguían a chicos hasta su casa violentándolos verbal y físicamente. No tienen idea de lo que eso produce. Muchos no toleran el bullying y los peores casos han llegado al suicidio. ¿Cuál es el motor del bullying? ¿Envidia? ¿Sentirse superior, poderoso?
No tengo idea de cómo catalogar esto. No puede decirse que es un cuento, ojalá tan solo fuera una historia de ficción. Pero es realidad. Pasa desde siempre, sigue pasando hoy en día.

Bullying, homofobia, discriminación. Mucha gente no tiene idea de lo que es estar aislado de un grupo donde todos creen que son “normales”. ¿Normales según quién? No existe tal cosa como la “normalidad”. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Recuerdo

El cuarto poder

Holocausto y Venezuela, una desafortunada comparación