Holocausto y Venezuela, una desafortunada comparación

“Los chavistas son como los judíos del siglo XXI que persiguió Hitler”. Esta frase apareció hace tan solo unos días y, como no podía ser de otra forma, fue el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien pronunció esas palabras.
Hace tiempo tuve el honor de escuchar una historia acerca de un hombre que sobrevivió a la Shoá (Holocausto) porque estaba destinado a vivir. Todo comenzó cuando un ejército de nazis fue a su casa a buscarlo a él y a su familia. Era tan solo un niño. Un soldado intentó matarlo dos veces, pero su revólver no respondía. En ese momento, hasta el mismo nazi sabía que ese chico iba a sobrevivir a todo. Y así fue. Ese niño, que hoy es un adulto, sobrevivió a una gran cantidad de campos de concentración. Fue una de las pocas excepciones. Seis millones de judíos no tuvieron la misma suerte; tampoco una cantidad inmensa de homosexuales, gitanos, discapacitados y gente de raza negra.
La desafortunada comparación que llevó a cabo Maduro no tiene ningún lugar y no puede ser bien recibida en ninguna parte de la sociedad. De ser así, el nivel de educación es preocupante. ¿Qué tanta información se da en las escuelas sobre el holocausto?
Teniendo en cuenta que esto coincidió con la Segunda Guerra Mundial y que es obligatorio aprenderlo en el colegio, deberíamos dar por hecho que toda la población sabe acerca del genocidio más horroroso de la historia. Seguramente quien lea esto se sorprenda, pero no es así. Y si no lo creen, los invito a preguntar por la calle a cualquier persona. Muchos los sorprenderán.
Personalmente, más que sorprenderme ante la ignorancia en cuanto al Holocausto, me indigna. Pero no solo pasa con este hecho, también pasa con otras masacres de la historia, como el genocidio armenio. Volviendo a la Shoá, recuerdo cada palabra que me dijeron cuando aprendí acerca de esto. La frase que más me llegó, y es hasta el día de hoy que la sigo recordando, fue “Nunca te olvides de este hecho, si nosotros olvidamos, no va a quedar nadie para contarlo. Si no queda nadie para contarlo, es muy probable que esto vuelva a pasar”. Esto está en nuestras manos como sociedad. No solo como argentinos. La educación es fundamental y cada día que pasa la estamos perdiendo un poco más. Sin ir más lejos, pasa con la misma dictadura militar. Las nuevas generaciones casi no saben acerca de este lamentable hecho. Si no somos capaces de informar y educar, después no podemos lamentarnos por otro horror.

Que una persona tan importante, como lo es un presidente, no sepa la gravedad de la persecución de Adolf Hitler en Alemania, dice mucho acerca de quién es. El líder nazi culpó a la religión judía por el mal momento que pasaba su país. Gente inocente que no tenía absolutamente nada que ver, personas iguales al resto, pagaron las consecuencias. Fueron marginados, perseguidos, encerrados y finalmente asesinados brutalmente. Que alguien me corrija si me equivoco, pero no veo nada de eso en Venezuela, y menos con los seguidores de Hugo Chávez. Me parece una falta de respeto hacia el judaísmo y hacia todos los grupos que fueron llamados “minorías” que una persona de semejante cargo haga una comparación tan desafortunada. Acá no hay nadie persiguiendo a nadie. En todo caso, si hay que compararlo con un hecho venezolano, lo compararía con lo que le está pasando a la oposición. Todos los días se asesina gente brutalmente, se encarcelan personas inocentes. Nunca va a haber comparación con lo sucedido en Alemania en el siglo XX, pero por el bien de la humanidad, es necesario que todos estemos bien informados, sobre todo un presidente a quien lo siguen millones de personas cada día y lo apoyan. Por favor, la información en esta época es gratis, está a tan solo un clic. No le faltemos más el respeto a la historia y al sufrimiento que vivieron tantas personas de forma injusta.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Recuerdo

El cuarto poder