El cuarto poder


Muchas veces escuchamos la frase "los medios son el cuarto poder" (los otros dos, a saber, la violencia, la riqueza y el conocimiento). He escuchado justificaciones absurdas para aceptar esa condición acerca de quienes ejercen -o ejercemos- la comunicación, y también para rechazarla. Muchos dicen que no es así porque la gente puede pensar por sí misma, o al menos, debería pensar por sí misma. Todos sabemos que, en la actualidad, pedirle a la totalidad de la sociedad que razone es difícil, por no decir imposible. Evidentemente, quienes aceptan que los medios de comunicación son "el cuarto poder", afirman que es por esa misma razón que la opinión publica es la causa de moldear el pensamiento de una gran parte de los ciudadanos. Por mi parte, creo que ambas posturas tienen un punto. Pero, a partir de un video que tuve la desgracia de presenciar el día de ayer, voy a desarrollar mi propia opinión al respecto.

Un medio de comunicación colombiano publicó en su página oficial de Facebook una compilación de situaciones dadas en diferentes marchas a favor de la homosexualidad. Un video muy desafortunado hecho especialmente para despertar odio en los sectores de la sociedad incapaces de crear una opinión propia. ¿Lo lograron? Por supuesto que sí. Acá el comentario más llamativo:


"Ese orgullo gay no es mas que la degradación de la sociedad, miren esas imágenes parecen perros del infierno, bobos hijos de puta desquiciados, si lo mejor es hacer el amor con una mujer y tener hijos de verdad, y no adoptar hijos ajenos para volverlos igual de locos a sus captores, porque no pueden llamarse padres adoptivos, ese es el orgullo de ese poco de inadaptados, el mundo esta patas arriba, incrédulos,en el juicio final tendrán que rendir las cuentas así sea que ahora no lo crean!"

El fragmento citado acá arriba tomó cinco minutos en ser modificado para que resulte más o menos legible. En lugar de "imágenes" decía "himagenes", entre otros horrores ortográficos que hablan mucho de la falta de educación básica del tipo de personas que leen estas "noticias" para llenarse de odio hacia un grupo de personas que simplemente tienen una orientación sexual, al igual que él mismo tiene la suya.

En este caso se aplica la frase con la que comenzaba esta columna, "los medios son el cuarto poder". Es triste y hasta da miedo pensar que quienes comunicamos tenemos el mismo poder que el dinero, la violencia o el conocimiento. Pero el secreto es el por qué de este dominio. Y ese por qué es la ignorancia de la sociedad. Si todos tuvieran la educación básica que merece todo ser humano, esto no sería así. El dinero seguiría dominando el mundo, también la violencia pero, sobre todo, el conocimiento. Este último debería ser la punta de la pirámide de los tres poderes.

Tener la posibilidad de comunicar es algo increíble, pero generar odio no tiene nada que ver con eso. Comunicar es informar, llamar a la reflexión, opinar desde la sabiduría. Ya no presenciamos nada de eso. El odio mas la ignorancia generó un monstruo con poder. La ignorancia misma es quien entregó en mano ese poder a los medios. Y nada bueno puede salir de eso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Recuerdo

Holocausto y Venezuela, una desafortunada comparación